Se acerca el verano y que mejor que disfrutar de una buena lectura a la sombra de un buen árbol, tumbado en la hamaca, en la piscina, en la terraza o mientras estamos en la playa.