El reinado de Alfonso X El Sabio fue importantísimo para la música medieval española.

Su más grande legado, las Cantigas de Santa María, constituyen un testimonio fiel de la música que se interpretaba en el siglo XIII, pues si bien se trata de canciones de corte religioso, tiene también muchas influencias de la música seglar trovadoresca que se estilaba en las cortes toledana y sevillana.

Se trata de un periodo de esplendor de la cultura y de las artes sin comparación en la Edad Media española.

No es de extrañar el gusto que el Rey Sabio desarrolla por la música: en la corte de su padre Fernando III, recalaban toda clase de músicos y poetas, muchos procedentes de Occitania, pues era primo de san Luis de Francia, gran mecenas de las artes musicales.

Junto con los franceses también frecuentaban sus salones los trovadores gallego-portugueses, con sus cantigas de amigo y de escarnio.

Fernando contrajo además matrimonio con Beatriz de Suabia (madre de Alfonso), que aportó a la vida cortesana castellana la presencia de los Minnesánger (equivalente alemán a los trovadores provenzales).

Así se explica la pasión por la música que acompañará a Alfonso X desde niño.

Si quieres escuchar el tema instrumental completo, pincha en el enlace: