La mayor parte de las danzas alemanas de Mozart fueron escritas cuando accedió al puesto de Kammermusicus  en Viena (En alemán, ‘músico de cámara’, es decir, un puesto que por el que componía música para la familia imperial y para distintos eventos de carácter estatal, aunque tendría menor importancia y atribuciones que el Kapellmeister o ‘maestro de capilla’). Mozart había sido nombrado como tal el 1 de diciembre de 1787 por el emperador José II de Austria quien le ofreció el puesto tras la muerte del anterior Kammermusicus.

Los honorarios de Mozart en este cargo eran de ochocientos florines al año y una de las principales obligaciones que conllevaba era escribir música para los bailes de la corte, que se celebraban el Palacio Imperial de Hofburg, en Viena.

Mozart fue un bailarín entusiasta, y produjo mucha música de danza, incluidas diez series de danzas alemanas. La primera de estas series fue escrita en el mes de febrero de 1787, antes del nombramiento de Mozart como Kammermusicus. Las otras series, a excepción de la KV 611, se escribieron entre diciembre de 1787 y 1791, tiempo durante el cual Mozart escribió asimismo otras obras célebres, como la Sinfonía n.º 40, la Sinfonía n.º 41, y su ópera Così fan tutte.

Las danzas están escritas para dos violines, dos oboes, dos fagotes, dos flautas, un piccolo, dos trompetas, dos trompas, dos trompas de postillón, dos timbales, un contrabajo y cinco cascabeles.